LA MARCA DE JESUS.


La marca de Jesús: El perdón de las ofensas

Sir John Seeley dice que la marca mas sobresaliente del cristiano es su disposicion a perdonar las ofensas. Lucas 11.4; Efesios 4.32; Colosenses 3.13; Marcos 11.25-26

Cuando nos damos cuenta de la marca que se estampa en nuestra vida dejamos de huir le, porque esa marca es “la marca de Jesús”.

Puede haber algo mejor que eso?

Un predicador un tanto estrambótico oraba y le daba gracias a Dios por cada miembro de la Trinidad y cuando llegaba a Cristo, decía: “Dios mio, ni Tu pudiste obrar mejor que Cristo”. Tenia razón. La semejanza de Cristo se estampa en nosotros. Nunca podemos tener demasiado de Cristo. Cuales fueron algunas de las marcas de Cristo?

El perdón de las ofensas. La oración mas sublime que jamas se haya elevado, puesto que daba forma al espíritu mas santo, es la de Cristo: “Perdonalos, porque no saben lo que hacen”

Sir John Seeley dice que la marca mas sobresaliente del cristiano es su disposicion a perdonar las ofensas.

Un ladrón asalto a un hombre, que inmediatamente le dio su cartera, diciéndole: “Necesita usted el dinero tan desesperadamente así? Porque en tal caso tengo mas”. Y diciendo y obrando le dio otra cartera con mas dinero. “Si no tiene usted trabajo, puedo conseguírselo también”. El ladrón guardo su revolver y le dijo: “No puedo aceptar su dinero; usted es un cristiano”.

Rafael era un prisionero convertido que cumplía su condena. Un compañero de prisión dijo con respecto a el: “Nadie puede sentir rencores cuando Rafael esta aquí”. Era el signo autentico de que Rafael era cristiano. Una misionera en el Japón caminaba por la zona de seguridad, cuando el viento hizo que su abrigo se agitara y que al paso de un automovil fuera atrapado por este, derribando a la misionera, que resulto herida.

En el hospital pidió que no se hiciera nada al chofer toda vez que había sido un accidente. El chofer se sintió tan impresionado por esa actitud que asistió a los funerales de la misionera y se convirtió al cristianismo.

Oh Cristo mio, estampa tu marca en mi ser profundamente. Olvido de ahora para siempre cuanta ofensa se me ha hecho. De hoy en adelante quiero sentirme libre de todo resentimiento y de todo odio que corra a mi alma. Quiero amar a quienes me quieren y aun a mis enemigos. Por Tu gracia, y solo por ella, puedo hacerlo. No odiare mas. Tu marca me obliga a ser diferente del mundo. Amen.

Tomado del libro: Vida en abundancia, Por E. Stanley Jones

www.DevocionalesCristianos.org