TU QUE DICES??

Los nombres y los lugares han sido cambiados pero la historia es verdadera.

Nuestra historia de hoy me produce una mezcla de sentimientos, por un lado me da tristeza, pero a la vez coraje, me hace llorar y me estremece, de esas veces que quisieras meter las manos pero no sabes si para ayudar o para chatear, digo para cachetear, en fin, no se lo que te produzca a ti, pero ojalá aprendas algo de ella.


Cristóbal estaba por casarse, lo traían loco los preparativos para su boda, su novia Nilda estaba emocionada y la fecha estaba ya muy próxima.

Nilda es una chica cristiana que creció en el evangelio. Cristóbal no y, aunque ha asistido varias veces a la iglesia y escucha respetuosamente, aún no se decidía por Cristo.

Podrás creer que a Nilda poco le importaba esto, sucede que ella era ya una muchacha madura, profesionista, casi con una vida hecha excepto que no se ha casado, así que esta boda parecía ser lo único que les faltaba a ambos, formar una familia. ¡Ah! Olvidaba decirte que Cristóbal viene de una familia muy arraigada a la tradición religiosa en el centro del país, sin embargo él había decido renunciar a esas tradiciones desafiando a su familia y celebrar la boda en una iglesia evangélica, dicho sea de paso, en el fondo le preocupaba mucho esto.


Lo que sigue no podrás creerlo pero pareciera que ya estuviera escrito antes. Resulta que uno de esos días mientras Cristóbal esta consiguiendo parte de los accesorios para la boda, se encuentra con Olga, una antigua amiga de la universidad, en fin, él le cuenta que está por casarse con una chica que es cristiana, en ese momento Olga se echa a llorar sin pensarlo, entonces le pide a Cristóbal sentarse tomar un café y conversar y, recién aquí comienza el nudo de nuestra historia.

Hace unos años atrás Olga siendo cristiana, conoció a Marcos que no lo era y, un poco parecido a Cristóbal, él venia de un hogar muy religioso y apegado a sus tradiciones fervorosas, así que cuando la familia de él supo que andaba con una chica cristiana que no era de su religión, pegó el grito en el cielo y, comenzaron a ponerle “los puntos a las ies” a Marcos.

Para comenzar, jamás aceptarían una boda en una iglesia cristiana, jamás aceptarían que no fuera un cura el que oficiara una boda y por último que tendrá que ser con toda la pompa que ellos estaban acostumbrados.

Marcos sin más dilación, le pasó las “ies” a Olga, le dijo: “Si hemos de casarnos, tendrá que ser a mi manera”. Honestamente no sé qué tanto afecto esto a Olga, pero si sé que ella le dijo que lo amaba más que nada en el mundo y que por él haría cualquier cosa que fuera necesario, ¿te imaginas esto? Al parecer en ese momento no le dio ni frió ni calor a ella tomar una decisión como esta.


En fin, te sigo contando, llegó el momento de la boda cuando entonces Olga se entera que no la puede casar el párroco porque esta en pecado al no haber cumplido con los sacramentos de bautizo, primera comunión, confirmación y santa comunión dentro de la iglesia como lo manda la tradición, así que si quiere casarse tendrá que hacer todo esto después de ir al confesionario con el sacerdote.

Yo no sé que tanto choqueó esto a Olga, pero, ¡podrás creer que lo hizo todo, ¡cumplió con el rito establecido y se caso! Con esto renunció a sus convicciones y literalmente escupió en su fe, es algo fuerte, no es una heroína del amor como para decir; Hayyyy… lo hizo porque lo amaba. ¡No, escupió en su fe!


Bueno, para el momento que se encuentra con Cristóbal tiene dos años de casada y llora en el momento que ve repetir su historia en él, Olga le confiesa que no es feliz, que se siente vacía, que jamás se perdona haber renunciado al Dios que ella conocía, al parecer su desdicha no era que Marcos la trataba mal, sino su tormento era lo que espiritualmente hizo, su corazón y su conciencia la agobiaba, sabía que había dado la espalda a su fe, que se volvió, que se hincó y besó lo que ella consideraba falso, que ese tormento lo cargaría siempre, me siento tan vacía, era lo único que decía.

Puede ser que ese encuentro terminó dejándole un mensaje a Cristóbal, algo así como no renuncies a tu tradición familiar o algún día te arrepentirás, o bien no se te ocurra hacer renunciar a Nilda de su fe, en fin es un despiole, ¿no te parece?


Me parece que lo que sí se confirma es lo que la Biblia dice: “No os unáis en yugo desigual…” (2ª. Corintios 6:14).

Dios lo dijo y si no lo obedecemos es triste pero pagaremos sus consecuencias, siempre sucede así muchachos, esto no es un juego, el amor no es sólo un sentimiento es una decisión y, ojalá tu decisión sea buena, y si no, Dios te perdonará igual, pero eso sí, tú pagas la factura, y yo mientras sigan casos así, seguiré metiendo las manos, para chatear.