CERO ORGULLO


"Dios resiste a los soberbios, pero da gracia a los humildes" (Santiago 4:6)

La dureza de los israelitas los movió a pedir que les hablara Moisés y no Dios, el orgullo no resiste la luz de la verdad: "Y dijeron a Moisés: Habla tu con nosotros, y escucharemos. Pero no hable Dios con nosotros, no sea que muramos" (Exo.20:19). Por eso el orgullo siente aborrecimiento al evangelio, porque les hace desaparecer el brillo.


Recuerde que Dios esta comprometido a darle guerra al orgullo, tanto en la santidad de su naturaleza, como en su honor. El orgulloso se pone contra Dios y el Señor lo destruirá como destruyo y destruye los ídolos. En cambio es el hombre humilde el único que es sensible del pecado, aun cuando otros ni lo sienten.



El humilde por tanto esta mas presto a aprender que a enseñar; a servir que a ser servido; a ser gobernado que a gobernar; a dar antes que a recibir bienes, es a estas que Dios oye, sus oraciones son eficaces. Aprender a esperar con paciencia la respuesta de Dios, aceptando así la misericordia sin exigencias, en su tiempo y en su medida. Aun cuando Dios no venga cuando ellos juntamente lo esperan.


El orgulloso no sabe esperar y es movido por fuertes presiones de abandonar con prisa cuando a ellos les parece que Dios se tarda, por lo tanto tratar de tomar otro camino para librarse del peso que trae la paciencia. Cuando estas están dentro de la Iglesia traen el disgusto de Dios contra todos.


Alguien pregunta: ¿Como ser humilde? Mira al humilde Jesucristo para humillarte. ¿Puedes tu ser orgulloso mientras cree que tu Salvador fue vestido con carne y vivió entre seres inferiores y sin ninguna reputación, aun así fue tenido como impío y siendo clavado en una cruz? Dice las Escrituras que "se vistió de carne", el tener carne es razón más que suficiente para humillarse, la carne no tiene ningún poder ni brillo; se pudre con facilidad. ¿Podrá Cristo orar por sus asesinos en cambio tu que dices ser su discípulo te ofende con una pequeña palabra de ofensa?


Mira también los ejemplos de los mas grandes santos y veras que todos fueron eminentes en humildad. Los apóstoles antes de que el Espíritu Santo descendiera sobre ellos se disputaban quien habría de ser el primero entre ellos, y Cristo les dijo que la grandeza en el camino de la vida celestial y verdadera se mide en proporción a la humildad de cada uno, será mayor aquel quien sirva mas y mejor con corazón puro a mayor numero de sus semejantes por amor a Dios.


El sirviente de todos será el mayor. Pablo "se hizo siervo de todos, para ganar a mayor numero" (1Co.9:10). Si quieres ser mejor que ellos debes ser mas humilde que ellos, esa es la regla del reino de Dios. Sed ejemplos de humildad, un sirviente de los otros. Amén.

Oscar Arocha