EL AMORSOTE DE DIOS POR MI


“Porque de tal manera amó Dios al mundo que a dado a su hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda y permanezca para siempre”
Juan 3: 16

Dios dio a su hijo único como sacrificio vivo, para que quién en Cristo crea no se pierda y permanezca eternamente. ¿Qué parte no se entiende?


Dios te ama tanto que hoy te habla, porque eres especial para él. Dios no te ama porque eres una buena persona, o porque haces todo bien, o porque tienes más dinero que tus amigos, o porque eres un letrado egocéntrico que crees poseer la verdad absoluta, o porque tu físico es atlético y tu rostro armonioso, nooooooooooo. Él te ama porque Dios es todo Amor, y no es algo que el fabrica como hacer zapatos, o correas. Es porque él mismo es amor, es su naturaleza desbordante.


¿Qué es amor?
De acuerdo a la palabra en 1 Corintios 13:4-7: «El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta».

Ahora bien, el amor de Dios es limpio, puro y fluye siempre. No se puede ganar o merecer y se recibe por fe.

Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.- Hebreos 11:1

Ese es Dios, perfecto y agradable. Cuando lo recibimos en nuestro corazón no de palabra y razonándolo, sino aceptando a Cristo como un salvador de la humanidad, fortaleceremos ese ser espiritual que aunque no vemos necesita alimentarse. Una vez fortalecidos l as situaciones externas no nos vencerán.


Lo cierto que si no lo has recibido, no puedes compartir ese amor con otros, no lo entiendes y los cristianos se convierten en una amenaza o unos locos que les lavaron el cerebro y bla, bla, bla….


Deja que Dios te ame…no lo razones, porque no lo entenderás, y si lo entendieras dejaría de ser Dios. 2Samuel 22:31 te dice “En cuanto a Dios, perfecto es su camino, y acrisolada la palabra de Jehová. Escudo es a todos los que en él esperan”. Y Ezequiel 28:15 te recuerda que “Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad”.


Déjate querer por Dios que eso no duele, recibe su amor y que abunde en ti. Medita en él. Y como resultado él te mostrará cosas grandes y maravillosas que tú no conoces.


por Paula Andrea Vega