LA PAZ NO ES UN MITO, YO LA ENCONTRE EN CRISTO !!

Esperamos paz, y no hubo bien.Jeremías 8:15.

Sus pies corren al mal, se apresuran para derramar la sangre inocente;sus pensamientos, pensamientos de iniquidad;destrucción y quebrantamiento hay en sus caminos. No conocieron camino de paz, ni hay justicia en sus caminos.Isaías 59:7-8.



En Ginebra, en el hall de entrada del edificio de la ONU, antiguamente Sociedad de Naciones (SDN), están inscritas estas palabras bíblicas: “Volverán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra” (Isaías 2:4).


Tal era el deseo formulado por la SDN, fundada en 1919, después de la Primera Guerra Mundial. Pero los numerosos conflictos que estallaron desde entonces demostraron que al hombre le es imposible realizar este sueño.


¿El hombre está loco? No. Es egoísta e incapaz de amar con amor desinteresado. Alejó a Dios de sus pensamientos. Dios había creado condiciones de vida armoniosas en la tierra, pero el hombre rompió ese equilibrio.


Hoy en día, ¿cómo sería capaz de volver a construir la armonía que destruyó? Sólo Dios establecerá un reino de paz.
Entonces “nunca más se oirán… voz de lloro, ni voz de clamor” (Isaías 65:19). No habrá enfermedades (Isaías 33:24) y los animales no tendrán un instinto cruel (Isaías 11:6-8).


Pero ya en este mundo Dios ofrece la paz de la conciencia y del corazón a aquel que quiere confiar en él. Cristo, “mediante la sangre de su cruz”, hizo la paz entre el hombre pecador y el Dios santo (Colosenses 1:20)