LA VERDAD Y SOLO LA VERDAD !!!!


“Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros.Efesios 4:25

Alejandro, un carnicero, estaba cerrando su establecimiento cuando su mejor cliente, entró y le preguntó si tenía pecho de gallina.  Alejandro fue a la heladera y pegó el último pedazo que poseía. Colocándolo sobre la balancea, dijo a la señora: “Dio 800 gramos.” “Creo que es muy pequeño. ¿No tiene un pedazo mayor?” El carnicero volvió hasta la heladera y regresó trayendo el mismo pedazo. Colocó nuevamente sobre la balanza y dijo: “Éste tiene un kilo y 200 gramos.” Sin estar satisfecha, la señora dijo: “¡Voy a llevar los dos pedazos!” Alejandro se quedó mudo. Había sido atrapado en una mentira.

¿Como ha sido nuestro testimonio con relación a lo que hacemos y hablamos? El Señor Jesús nos ha enseñado que la mentira viene del maligno y que, como hijos de Dios, debemos estar fundamentados siempre en la verdad.

Él mismo nos dejó la palabra: Soy la verdad” y cuando actuamos de manera diferente, avergonzamos su nombre y entristecemos su corazón.

Cuando actuamos falazmente, estamos confesando que somos hipócritas y que no tenemos cualquier compromiso con el Señor que nos recibió de brazos abiertos, perdonó nuestros pecados y escribió nuestro nombre en el Libro del Cielo.

Necesitamos comprender que, aún cuando nos coloquemos delante de nuestro prójimo con artimañas y palabras engañosas, jamás podremos escapar al mirar de nuestro Dios, que todo sabe y todo ve.

El verdadero cristiano busca colocarse en la presencia del Señor, con temor, manos limpias y corazón puro. Sabe que el Señor es santo y que necesita igualmente ser Santo en todo que hace y dice. Él se afirma en la verdad y el brillo de Cristo relumbra en todas sus actitudes.

No se deje engañar por las trampas del maligno. Resistalo y será grande su bendición.