OBEDECERLE NOS BENDICE .....


“Amando a Jehová tu Dios, atendiendo a su voz, y siguiéndole a él; porque él es vida para ti” Deuteronomio 30:20


Amar para Dios es obediencia, amar a Dios es una decisión y no hay otra opción. Amar a Dios no es un sentimiento, es una convicción. Cómo tanto tiempo buscarlo, esperarlo y anhelarlo; para no hacerle caso.


¿Sabías qué el mundo sigue pensando que el Padre solo escucha a los altos clérigos? ¿Sabías qué en éste momento hay personas en las tinieblas anhelando escuchar Su voz para que les guíe? ¿Estás conciente de lo privilegiado que eres? , ¡Escuchas la voz de Dios! , ¿Por qué no obedecerle?


Es cómo tener las respuestas de todo examen que venga a tú vida, ¿Por qué no obedecerle?


¡Obedécele!, Él cómo Padre se goza cada vez que haces un compromiso con Él y lo cumples. Pero se goza aún más cuando haces un compromiso con Él a pesar de que no tienes idea cómo lo vas a hacer, eso realmente toca Su corazón y Él pondrá lo que te falta.


Se firme en tus decisiones, si por obediencia has dejado algo o a alguien; no le abras la puerta, púes está ocupando el lugar de tu bendición. Mientras no entierres ese pasado con convicción, no podrás ver la bendición.


La llave de la vida es Jesucristo y mostrarle obediencia es Su regalo. El mostrar obediencia me ha sanado, el mostrar obediencia me ha bendecido, el mostrar obediencia me ha librado; ¿Por qué no obedecer, si da vida a mi ser?


Muestra más obediencia, no tiene sentido posponer el camino. Él Señor ya te ha sellado, y el espíritu que habita en ti, está esperando que des ese salto extra de obediencia.