QUE SANGRE TAN BUENA.....

Hace poco estaba platicando con un hermano y le decía lo imprescindible que era ser lavado por la sangre del cordero para perdón de los pecados. Él estaba recién convertido y me dijo “Yo no era tan pecador, como diciendo que él no había necesitado urgentemente la sangre redentora” 
 
Y me puso a meditar, que no importa que “Tan pecadores” fuimos, todos necesitamos desesperadamente la sangre redentora y vivificadora. Todos estábamos atados a la muerte, todos teníamos un hueco del tamaño del mundo en nuestras almas, todos estábamos caminando como zombies (muertos, pero con los ojos abiertos), todos buscábamos aquello que sabíamos era infinito, todos tratamos de llenar con vanidades nuestro ser y nos ató a la muerte (Leer efesios 2).

Te invito a que mires fotos tuyas antes de tu conversión, y veas el vacío en tu mirada; ahora mírate en un espejo y mira el gozo en tus ojos. En ocasiones te podrás sentir atribulado o angustiado, y te miras al espejo y puedes ver en el Su reflejo. No importa porque estés pasando has sido tatuado, y el brillo en tus ojos permanecerá.
¿Si o no necesitabas de la sangre redentora?, tal vez tu no lo notes, pero pregunta a tus familiares o amigos. En lo personal mi hermana casi me hace llorar cuando dijo que antes no se paraba una sonrisa en mi rostro ni de milagro y que mis ojos estaban siempre tristes; y que hoy porla sangre redentora brillan. 


Ciertamente estábamos condenados a ser consumidos en el averno de la vida sin vida. Ciertamente estábamos condenados a estar perpetuamentecon remordimiento de algo que nunca recibimos; la sangre que da vida. 

Como seres creados por el Altísimo no podíamos prescindir de Su espíritu, que es lo único que da sentido a éste viaje. Como seres credos en cuerpos perecederos, teníamos que recordar; qué hay algo más allá despuésdel viaje. Y por la sangre redentora fuimos despertados a la vida que es después de la vida.

Considérate privilegiado, pues el TODOPODEROSO, abogó por ti desde el vientre de tu madre, separando la muerte de la vida.