OPEN...PARAISO OPEN PARA TODOS !!!!

Con frecuencia escuchamos decir “no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”; es una frase que reta nuestra actitud ante las oportunidades que tenemos a diario, que de cualquier manera es respetable la decisión que se tome, no obstante habrá consecuencias por todo lo que hagamos o dejemos de hacer.

Hace algún tiempo, mas o menos 2000 años, dos hombres tuvieron la oportunidad de tener a un amigo que comprendiera su vida, sus errores, sus faltas, y sobre todo tuvieron la oportunidad de que fuesen perdonados. Estoy hablando de los dos malhechores que fueron crucificados uno a la derecha y el otro a la izquierda de Nuestro Señor Jesucristo. 

Siendo los tres crucificados, cuando la gente que pasaba cerca hacía mofa del estado en que se encontraba el Mesías, el elegido de Dios; uno de estos malhechores también se añadía al escarnio, a la incredulidad de que estaba a un lado del Hijo Dios, no daba crédito a Jesús, quien debía de dar su vida misma a cambio del perdón de los pecados de la humanidad y que en ese preciso instante tenía la oportunidad de pedir misericordia por su vida de delincuencia. 

En cambio la actitud del otro varón, pese a la situación que prevalecía en su entorno, no le fue obstáculo para ver hacia el rostro de Jesucristo; este hombre vio más que un cuerpo inmolado cubierto de sangre y desde lo profundo de sus entrañas, su corazón es movido al arrepentimiento e inmediatamente reconoció que tenía el privilegio de estar al lado del Maestro Divino, el Hijo del Padre Eterno en quien podría alcanzar salvación y sin perder mas tiempo intercambian una breve conversación: “ Y dijo á Jesús: Acuérdate de mí cuando vinieres á tu reino. Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo, que hoy estarás conmigo en el paraíso” San Lucas 23:42-43. 
 
La Biblia no hace mayor referencia a esta pequeña charla, sin embargo las palabras de Jesucristo nos dice que sin duda alguna este varón hoy disfruta del beneficio de su sabia decisión. Posiblemente en muchas ocasiones te han presentado a Jesucristo como tu salvador y tu actitud ha sido indiferente, hoy quiero decirte que El te espera, declárale tus errores, haz un compromiso con Jesús “Y limpiará Dios toda lagrima de los ojos de ellos;” (Apocalipsis 21:4) ¿Porqué divagar solo por la vida? Si puedes tener un amigo de verdad, acéptale, El quiere transformar tu tristeza en alegría, hoy está tocando las puertas de tu corazón, “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oyere mi voz y abriere la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.” Ap. 3:21 

La decisión es tuya, quieres continuar siendo de las personas que dicen que Jesucristo es un idealista más que pasó por esta tierra, o bien de aquellas que han transformado su forma de vivir al hacer suyas las promesas de Dios y aprovechar todas las bendiciones que esto implica. ¡No lo pienses más hoy es un día especial!