TOMATE TIEMPO PARA AMAR.

TOMATE TIEMPO PARA AMAR

"El viejo violín" 
Estropeado y ajado estaba, por eso el rematador
pensó que no ameritaba su escaso valor
dedicar al viejo violín mucho tiempo,
pero aun así lo mostró, sonriendo.
Exclamó: "¿Cuánto ofrecen por él, buena gente?
¿Quién abrirá la subasta?
Un dólar, un dólar...ahora dos, sólo dos...
Dos dólares, ¿quién dará tres?
Tres dólares a la una, tres dólares a las dos, 
vendido en tres..." ¡pero no!
Desde el fondo del cuarto un canoso señor
adelantándose, el arco tomó;
del viejo violín el polvo quitó
y todas las cuerdas tensó,
ejecutó una melodía de pureza tal; 
de dulzura cual cántico angelical.
La música se detuvo y el subastador,
con voz imperceptible y queda,
dijo: "¿Cuánto me dan por el viejo violín?"
Y al público, con el arco, lo mostró.
"Mil dólares... y quién dará dos?
Dos mil... y quién dará tres?
Tres mil a la una, tres mil a las dos...
¡Vendido en tres mil!" dijo él.
La gente vitoreaba pero algunos exclamaban:
"Qué difícil resulta entender esto...
¿Qué cosa aumento su valor?" Dijo el hombre:
"¡El toque de la mano del maestro!"
Así son muchos hombres de vida desafinada, 
estropeados y desgarrados por el pecado, 
ofrecidos cual baratija ante gente desalmada, 
al igual que el viejo violín...
Pero se acerca el Maestro y la multitud necia
nunca termina de entender esto:
El valor de un alma y el cambio que opera
el toque de la mano del Maestro.

Hay muchas personas que sufren por estar en un pozo ciego u otra circunstancia similar. Si el amor de Dios ha llegado a tu vida, El desea que dediques tiempo para que llegue a otros. Tal como dice el verso final de una poesía muy conocida: 

TOMATE TIEMPO PARA AMAR...
ES UNA CUALIDAD DIVINA.

     No hay límite a la cantidad de vidas que puedes llegar a tocar para el Maestro si decides convertirte en un canal de su amor. 

Fuente: "Salpícame de gozo, en los pozos ciegos de la vida" de Bárbara Johnson.